Cuento de la gallina y el rico avariento


Erase una Gallina que ponía un huevo de oro al dueño cada día. A pesar de tanta ganancia, no contento quiso el rico avariento descubrir de una vez la mina de oro y lo antes posible todo el tesoro.
La mató y le abrió el vientre; pero después de haberla registrado, ¿qué sucedió?

Que muerta la Gallina, perdió su huevo de oro, y perdió la mina.

 

gallina

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.