La semilla


Un exitoso hombre de negocios se estaba haciendo viejo y sabía que era el momento de elegir un sucesor para hacerse cargo del negocio.
En lugar de elegir uno de sus gerentes o sus hijos, decidió hacer algo diferente. Él llamó a todos los jóvenes ejecutivos de su compañía en conjunto.                                                                                  
Dijo:
Es hora de que me retire y elegiré el próximo Director. He decidido elegir a uno de ustedes. Los jóvenes ejecutivos se sorprendieron, pero continuó el jefe.
Hoy voy a dar a cada uno de ustedes una semilla- una muy especial semilla. Quiero que siembren la semilla, le pongan agua y vuelvan aquí dentro de un año con lo que ha crecido de la semilla que les he dado.
Luego juzgaré las plantas que traigan y el dueño de la planta que yo elija será el próximo Director.
Un hombre, llamado José, estaba allí ese día y al igual que los otros, recibió una semilla. Fue a su casa y con entusiasmo le contó a su esposa la historia. Ella le ayudó a conseguir un bote, la tierra, la composta y sembró la semilla. Todos los días, añadía agua y miraba si había crecido algo la planta. Después de unas tres semanas, algunos de los otros ejecutivos comenzaron a hablar de sus semillas y de las plantas que comenzaban a crecer.
José miraba su semilla, pero nada que crecía.
Tres semanas, cuatro, cinco semanas pasaron, nada.
Por ahora, otros hablaban de sus plantas, pero José no tenía una planta y se sentía un fracasado.
Pasaron seis meses – aún no había nada en el bote de José. Sólo sabía que había dañado su semilla. Todo el mundo tenía árboles y plantas altas, pero él no tenía nada. José no le dijo nada a sus colegas, sin embargo, mantuvo regando y fertilizando la semilla – deseaba que la semilla creciera.
Un año pasó y por último todos los jóvenes ejecutivos de la empresa trajeron sus plantas delante del Director general para la inspección.
José le dijo a su esposa que no iba a llevar un bote vacío. Pero ella le pidió que fuera honesto acerca de lo sucedido. José se sintió mal, pensó que iba a ser el momento más embarazoso de su vida, pero sabía que su esposa estaba en lo cierto. Tomó su bote vacío y lo llevo a la sala de juntas.
Cuando José llegó, se sorprendió de la variedad de plantas cultivadas por los demás ejecutivos. Eran hermosas, en todas las formas y tamaños. José puso el bote vacío en el suelo y muchos de sus colegas se rieron, algunos sentían lastima por él.
Cuando el Director llegó, examinó la habitación y saludó a sus jóvenes ejecutivos.
José sólo trató de esconderse en la parte posterior. Vaya, qué grandes plantas, árboles y flores que han crecido, dijo el Director.
¡Hoy en día uno de ustedes será nombrado Director en reemplazo mío!
De repente, el Director vio a José en el fondo de la sala con su bote vacío.
Ordenó al Gerente Financiero traerlo al frente. José estaba aterrorizado.
Pensaba: ¡El Director sabe que soy un fracasado! ¡Tal vez me despida!
Cuando José llegó a la parte delantera, el Director le preguntó qué le había pasado a la semilla – José le contó la historia.
El Director pidió a todos sentarse, excepto José, lo miró y luego anunció a los jóvenes ejecutivos: ¡He aquí a un lado su nuevo Director!
¡Su nombre es José! José no lo podía creer.
¿Cómo podía ser el nuevo Director? Dijeron los otros.
A continuación, dijo el Director:
Hace un año, les di a todos en esta sala una semilla. Yo les dije que tomaran la semilla, la sembraran, la regaran con agua y la trajeran de vuelta a mi hoy. Pero yo les di a todos semillas muertas – no era posible que crecieran.
Todos ustedes, a excepción de José, me han traído árboles, plantas y flores. Cuando notaron que la semilla que yo les di no crecía, la sustituyeron por otra semilla.
José fue el único con  coraje y la honestidad  me ha traído un bote con la semilla que le día.
Por lo tanto, ¡Él será  el nuevo Director!

* Si siembras honestidad, recogerás confianza.
* Si siembras bondad, cosecharás amigos.
* Si siembras humildad, cosecharás grandeza.
* Si siembras perseverancia, cosecharás felicidad.
* Si siembras perdón, cosecharas la reconciliación.
* Si trabajas duro, cosecharás el éxito.

2144833l1sfl20rld

 

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .