Romance de los tres cipreses


Un romancero cantaba: “a la puerta de una mansión tres cipreses la bienvenida daban a los que a ella llegaban.”

blan, blan

Un día decidieron compartir sus sueños.

blan, blan

“Me encantaría ser un joyero de madera, tallado a mano y lleno, llenito de joyas y piedras preciosas”, dijo el primer ciprés.

blan, blan

“Yo quiero ser un barco grande que navegue los océanos y mares, recorreré el mundo y llevaré a los reyes y príncipes más importantes”, comentó el segundo.

blan, blan

El tercero dijo: “Yo seré tan alto, tan alto que tocaré el cielo con mis ramas, hablaré y abrazaré a Dios. Seré inmortal y pasaré a la historia.

blan, blan

A unos leñadores cierto día llamo el dueño. Quiero cortar los cipreses para vender sus maderas.

blan, blan

Este es fuerte, si lo cortamos podrá vender su madera a un carpintero y obtener un buen dinero. Dijeron al ver el primero.

El árbol estaba feliz, feliz estaba el ciprés, sería joyero gracias al carpintero.

blan, blan

Después observaron el segundo árbol. Este por su color y dureza podríamos cortarlo y venderlo al carpintero del puerto.

El árbol se puso contentísimo, contento estaba el ciprés, se vio surcando la mar.

blan, blan

A l tercero llegaron por fin, asustado, asustadito estaba el buen ciprés. Si me cortan no realizaré mis sueño. Los leñadores dijeron merecer, merecer no merece la pena, pero a cortarlo vamos ya y acto seguido lo cortaron sin más.

blan, blan

Vendieron la madera y al dueño dieron el dinero.

blan, blan

Lloró y lloró, en lugar de ser joyero, en un cajón de comida se convirtió. Lleno de paja en un establo vivió. Pobre primer ciprés.

blan, blan

Frustrado y triste estaba el segundo ciprés, su sueño a pique se fue, ya no podría cruzar océanos y mares, sólo un barquito de pesca se reflejaba en el agua.

blan, blan

Olvidado en una bodega yace el tercer ciprés, tablas cubiertas de polvo. Pobrecito ciprés.

blan, blan

Amigos, vengan y escuchen…

blan, blan

Una mujer hebrea en un establo dio a luz y de cuna el cajón de paja utilizó.

blan, blan

Al “Tesoro” más grande, sin saberlo dio cobijo el cajón .

blan, blan

“Tormenta, quédate en calma” dijo uno de los hombres, mientras el grupo dormía en la barca. Y la mar en calma quedó.

blan, blan

En su proa la barca al Hijo de Dios llevó.

blan, blan

Las tablas de la bodega en una gran cruz se convirtió.

blan, blan

A la historia pasaron, porque gracias a su fuerza y altura al Hijo de Dios sostuvieron.”

blan, blan

Y aquí se acaba esta historia, que la cuenta el romancero con mucha solemnidad, para deleite de  chicos y grandes.

alegre

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .