Cercanía a Dios


Algunas personas oraban en la capilla donde estaba expuesto el Santísimo, otras leían en  silencio el evangelio.

Entró un mendigo a pedir, su aspecto era desagradable por el olor que despedía, pero también se apreciaba que tenía algún tipo de enfermedad mental.

Nadie le echaba cuenta. Él seguía pidiendo, pero todos pasaban de él.

Una mujer le dio una moneda y le dijo que saliese, que guardara silencio.  Él cogió la moneda y siguió pidiendo, al ver que nadie le hacia caso comenzó a lanzar improperios contra el Señor.

Las personas que allí estaban empezaron a recriminarlo diciendo que se marchara o llamarían a la policía.

Un señor que leía el evangelio dijo en voz alta: “ Vete o llamo a la policía”.

La mujer que le dio la moneda, se levantó y lo acompañó a la puerta, cuando volvió a entrar en la capilla dijo: “Dios no sólo está ahí en el altar, sino que Dios está en el mendigo que estaba pidiendo”.

La miraron y volvieron a sus oraciones. Sólo a la mujer le costó centrarse en la oración, porque sabia con certeza que la oración mejor era la que acababa de hacer, ayudando al hermano que mendigaba”

manos mendigo

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.