Reflexión al evangelio S. Mateo 25,1-13–XXXII T. Ordinario–Ciclo A


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: «¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!» Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: «Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas.» Pero las sensatas contestaron: «Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis.» Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: «Señor, señor, ábrenos.» Pero él respondió: «Os lo aseguro: no os conozco.» Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.» Palabra del Señor

 

evangelio

Quedan pocas semanas para terminar el año Litúrgico actual, por ello el evangelista quiere, con esta parábola de las diez doncellas invitadas a la boda, cinco preparadas y cinco que fueron descuidadas, recordarnos que no podemos vivir inmersos en las prisas, en nuestras cosas, pensando siempre en el futuro y recordando cosas pasadas, si no que deberíamos caer en la cuenta de vivir y disfrutar el presente, pero siempre sin olvidar que debemos estar preparados por que en cualquier momento podemos volver a vivir en la unidad con nuestro Padre Dios.
Pero, ¿por qué se compara la partida hacia la plenitud con el banquete a una boda?.  Cuando celebramos una boda los novios están felices, contentos, porque a partir de ese momento compartirán su vida y serán felices. Por eso, precisamente, se elige este símil, el novio es Jesús que nos marca el camino para llegar al banquete y este no es más que la unión con  Dios.
Pero como las doncellas, debemos estar preparadas/os, vivir como si hoy fuera nuestro último día, tener la maleta preparada con un equipaje  ligero, pero nuestro corazón y nuestras manos  llenas de amor, porque el novio puede llegar en cualquier momento sin avisar para juntos celebrar el banquete del Reino de los Cielos. Así que tenemos que estar atentos, alerta, vigilantes, pero sobre todo vivir cada día, cada momento, lleno de amor y de entrega generosa.
Buena semana, vivan disfrutando pero siempre alerta para acoger al novio cuando venga a visitarnos.  ¡Sean felices!

0014

 

 

 

 

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .