LA FLOR Y LA MARIPOSA


Cierta vez, un hombre pidió a Dios

una flor y una mariposa.
Pero Dios le dio un cactus y una oruga.
El Hombre quedó triste, pues no entendió por qué no le había dado lo que él había pedido.
Luego pensó:
Con tanta gente que atender se habrá equivocado.
Pasado algún tiempo, el hombre fue a
ver el pedido que había dejado olvidado.
¡Que sorpresa!, del feo cactus había nacido la más bella de las flores
y la horrible oruga se transformó en una bellísima mariposa.

 

BE5EE52F420F4F22_2952_0[1]

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .