S. Mateo 16,21-27 – Domingo XXII T. Ordinario


En aquel tiempo, Jesús dijo a los discípulos: «Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndele, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos. Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad. Y si hasta a la comunidad desoye, sea para ti como el gentil y el publicano. Yo os aseguro: todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo.
»Os aseguro también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos
».

 

buena-noticia

 

El evangelio de hoy es un llamamiento a vivir en fraternidad y vivir de esta forma no es nada fácil.  Para ello necesitamos las actitudes de la corrección mutua y el diálogo sincero.

Nadie sea cristiano o no puede dejar de corregir al hermano, para ello hay que ser valiente y sobre todo hacerlo con amor y sin imposición, todos somos libres.

Todos debemos dejarnos corregir cuando la corrección vemos que viene desde lo más hondo del corazón y no por envidia o ansía de ponernos en ridículo.

También nos recuerda que la comunidad es la que tiene fuerzas para llegar a todos, potestad para perdonar en su nombre porque en medio de los reunidos siempre está presente el Señor.

Cuando reflexionamos el evangelio también tenemos que caer en la cuenta que la corrección fraterna la practicamos poquísimo o nada, nada más hay que ver los programas televisivos donde critican y desnudan sin ningún tipo de miramiento y respeto al prójimo.  También nos pasa a nosotros aunque no vayamos a estos programas, en cuanto podemos criticamos a los demás  y sacamos sus faltas a relucir.

Deberíamos interpelarnos a nosotros, ponernos en lugar del otro y si tenemos que hacer corrección fraterna, hacerlo a solas con la otra persona, respetando y buscando el crecimiento de la persona.

 

0014

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .