El monje


Un monje soñaba con ir a visitar el Sepulcro del Señor en Jerusalén. Por fin consiguió reunir el dinero suficiente para ir, aunque él ya era bastante mayor.
Partió y cuando sólo llevaba unos km. Caminando se encontró a un hombre harapiento y triste que recogía hierbas para comer.
-¿A dónde vas padre? Preguntó el hombre.
-Voy a Jerusalén a visitar el santo sepulcro, daré varias vueltas alrededor y me postraré en oración.
-¿Cuánto dinero llevas para eso?
-Treinta monedas que he juntado durante muchísimos años.
-Dámelas a mí, tengo mujer e hijos, tienen hambre. Da tres vueltas alrededor mío, arrodíllate y ora y después vuelve al monasterio.
El monje quedo perplejo, pero hizo lo que el hombre harapiento le había pedido. Después volvió a su monasterio.
Tiempo después el monje comprendió quién era el pobre que había encontrado en el camino al salir del monasterio: era Cristo.
N. Kazantzakis

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.