El águila y la anciana


Una anciana se encontró una tarde un águila que descansaba en el poyete de su azotea, ¡qué feo y raro es este pájaro! dijo la anciana. No conozco ningún ave que se le parezca. Sintió pena del pobre águila así que decidió cogerlo y arreglarlo un poco. Le cortó las plumas de la cabeza, le limó el pico hasta dejarlo recto y recorto sus alas para dejarlas pequeñas. Lo miró y se dijo ¡ahora sí!, ya pareces una paloma.

Mariloli Ruinervo

BE5EE52F420F4F22_3437_0[1]

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .