A mí querida amiga Conchita


Luchaste con ganas en la enfermedad,

Pero al final, preparada ya,

iniciaste el camino.

De retorno a tu casa,

llenaste tu equipaje de la paciencia vivida,

de la sonrisa serena

que jamás faltó en tu cara.

De la felicidad terrena

y el amor que llenó tus entrañas.

De tantos momentos vividos con tus amigos de equipo.

El cansancio tuvo envidia y quiso ser tu amigo en los últimos años de camino.

Entraste por la puerta grande,

Porque tu vida y tu fe han sido tu mejor pasaporte.

Entraste por la puerta grande,

Porque el amor que irradiabas daba luz más allá de las estrellas.

Entraste por la puerta grande,

Porque la enfermedad no fue tormento, sino aceptación del dolor,

Entraste por la puerta grande,

Porque Dios mismo entre sus brazos te acogió.

Lágrimas y dolor,

El amor repara la hendidura

que tú marcha nos dejo.

Lágrimas y dolor,

Entre el cielo y la tierra

tu rayo de amor nos alumbró.

Lágrimas y dolor,

En la tierra germinó nuestra amistad

y en el cielo floreció.

Lágrimas y dolor,

La herida del corazón en alegría se convirtió.

Un beso.

Mariloli Ruinervo Cabrera

1 de Junio 2007

corazónestrella

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .