Las doce en el reloj


Dije: ¡Todo ya pleno!

un álamo vibró.

Las hojas plateadas

sonaron con amor.
Los verdes eran grises,

el amor era sol,

Entonces, mediodía,

un pájaro sumió,

su cantar en el viento

con tal adoración

que se sintió cantada

bajo el viento la flor

Crecida entre las mieses,

Más alta, era yo,

centro en aquel instante

de tanto alrededor,

quien lo veía todo

completa para un dios.

Dije: Todo completo,

¡Las doce en el reloj!

Jorge Guillén

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s