Reflexión al evangelio de SAN Mateo 28,16-20 – ciclo A


“En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, paro algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»”

buena-noticia

Cuando leemos el evangelio de hoy, quizás pensemos que Jesús al ascender nos ha dejado, se ha ido excesivamente lejos, porque el cielo esta demasiado lejano para nosotros. Sin embargo el cielo no es más que la comunión con Dios, volver a vivir en la plenitud, en la unidad con el Padre.
Por eso, es tan importante tener fe, porque quien no la tiene no piensa en esa dimensión de la vida  y vive más  apegado a la tierra. Pero para el creyente, la fe es llegar a la meta, a la felicidad, al encuentro personal con Dios al que hemos conocido a través de Jesús.
También  deberíamos caer en la cuenta de que Jesús nos da fuerza, energía y ánimo para que llevemos la Palabra revelada, bauticemos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Con toda claridad nos dice que no estamos solos, que Él nos acompaña  en esta tarea que nos ha encomendado y cada vez que celebremos la Eucaristía se hace presencia entre nosotros y somos nosotros los que le seguimos los que tenemos que dar testimonio de Él , de forma especial entre los más humildes, los más marginados, los más desheredados de la tierra.
En este domingo primero  de mes, como siempre dedicado a Cáritas,  Dios a través de Cristo y este a través de nosotros se hace consuelo, cercanía, pan, vino y sobre todo amor para esos hermanos nuestros que están padeciendo a causa de la enfermedad, del paro y de la soledad. La fuerza y la energía nos la manda Él, las manos  y la esperanza las ponemos nosotros.

                                                 0014

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Reflexión al evangelio de SAN Mateo 28,16-20 – ciclo A

  1. Esta lindo el reflexionemos✌

    Me gusta

  2. laura isabel posada guzman dijo:

    que Jesus tiene toda autoridad tanto en el cielo como en la tierra y por lo tanto debemos obedecerle y adorarle

    Me gusta

  3. MIRIAM dijo:

    Buenos días:
    Mi pregunta en que lugar de la Biblia dice la edad en la que se debe bautizar? Mateo, 16-20. pide conciencia?
    ¿Porqué bautizar por medio de un recipiente y no en el río?¿el agua es diferente de un lugar a otro?
    Gracias Dios los bendiga.

    Me gusta

    • En la Biblia no pone ninguna edad para el bautizo, sólo en el Nuevo Testamento en Hechos 2:38; Romanos 6:3-4, nos dice que el Bautismo es un testimonio de fe y de identificación con Jesucristo. Por ello vemos que la practica de bautiza niños no se da en la Biblia. Son los primero santos padres de la Iglesia (San Ireneo de Lyon, San Cipriano de Cartago, San Juan Crisóstomo, San Agustin y otros muchos los que ven la necesidad de bautizar a los infantes para que se les perdone el pecado original con el que todos nacemos (según la Iglesia católica)en caso de que mueran.
      Para la Iglesia católica el Sacramento del Bautismo es el Sacramento de la Iniciación cristiana en la fe. AL bautiza a un niño los padres se hacen responsables transmitirles la fe y de educarlos en ella y de hacerlos.
      El bautizar al niño en la pila bautismal en lugar del río. EL agua solamente es un símbolo de limpieza o purificación. Cuando recibimos el Espíritu Santo en cuando recibimos la bendición, Jesús recibió al Espíritu Santo cuando salió del río.
      Mc. 1,8’9 “Y sucedió que por aquellos días vino Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a él”.
      También lo encontramos en los Hechos de los Apóstoles 2,1-4 cuando reciben el Espíritu Santo los apóstoles que estaban reunidos en una casa.
      Espero haber dado respuesta a sus preguntas. Muchas gracias por su bendición y vuelva siempre que desee. Un cordial saludo

      Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .