Reflexión al evangelio de SAN JUAN 14, 15-21


“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, y vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él»”. 

buena-noticia

La fe conlleva un proyecto de vida, un camino, un recorrido que se realiza día a día, en todos los momentos de la existencia, y que requiere una actitud permanente de escucha, discernimiento, búsqueda y fidelidad.
¿Qué buscamos?
El ser humano esta en constante búsqueda desde el momento que nace. Búsqueda de conocimiento, búsqueda de otras personas que compartan con él sus opiniones, sus fantasías, su cultura, su fe; búsqueda de compañía… búsquedas que pretenden cambiar las vidas de aquellos que encuentren lo que andan persiguiendo.
¿Qué es lo que perseguimos nosotros? ¿Qué le pedimos a nuestra existencia?
La vida actual está llena de ruido, palabras que van y vienen, mensajes que se cruzan y, con frecuencia, los seres humanos perdemos la capacidad del silencio, la capacidad de escuchar en nuestra interioridad la voz de Dios que nos habita. Dios puede continuar siendo aquel desconocido de quien hablamos o a quien afirmamos creer pero con quien pocas veces nos encontramos en la intimidad del corazón.
Si queremos saber como encontrar aquello que buscamos tenemos que aprender a vivir un poco en el silencio y no dejarnos llevar.
En ese silencio oiremos lo que el otro necesita, lo que quiere, y sabremos que es lo que podemos darle, como podemos ayudarle.
La fe requiere un compromiso mutuo, una responsabilidad, paciencia y, sobre todo, amor, mucho amor.
El mandamiento esencial que Jesús nos dejó: «Amaos los unos a los otros, como yo os he amado». Sólo así sabremos que estamos en el buen camino para cualquier cosa que queramos hacer.

¡Buena semana a todos!

Sofista

0028[3]

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Reflexión al evangelio de SAN JUAN 14, 15-21

  1. Consuelo dijo:

    Dios amo al mundo

    Me gusta

  2. Angel dijo:

    Buenas tardes hermanos en Cristo yo asisto a la iglesia y me gustaria recibir la Palabra con su reflexion para entender mas Las lecturas y aplicarla cada dias a mi vida

    Me gusta

  3. Adriana dijo:

    Excelentes reflexiones

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .