El discípulo impaciente


Después de terminar las oraciones matutinas en el monasterio, el discípulo le preguntó al Abad:

-Las oraciones que rezamos y aprendemos todos los días, ¿Hacen que Dios se acerque a  nosotros?

El Abad le respondió con otra pregunta: Las oraciones que rezas todos los días, ¿crees que van a hacer que sol salga mañana?

-El discípulo contestó: ¡Claro que no! ¡El sol sale obedeciendo una ley universal!

-Hay tienes la respuesta a tu pregunta. Dios siempre está cerca de nosotros independientemente de las oraciones que recemos.

EL discípulo, dijo algo enfadado: ¿Quiere decir que nuestras oraciones son inútiles?

-Por supuesto. Si tú no te despiertas pronto, no verás el nacimiento del sol. Si no rezas, aunque Dios esté a tu lado, nunca notarás su presencia.

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .