El monje y la piedra preciosa


Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa y la guardo en su alforja. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su alforja para compartir con él la comida, el viajero vió la joya y se la pidió. El monje se la dió sin más. El viajero le dio las gracias y se marchó lleno de alegría con aquel inesperado regalo; una piedra preciosa que le daría riqueza y bienestar para el resto de su vida. Sin embargo, a los pocos días volvió en busca del monje, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: «Ahora te pido por favor que me des algo que vale más que esta joya: dame lo que te permitió regalarmela»

Tradición Budista

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .