Los globos


Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos de una feria, el cual era,
evidentemente, un excelente vendedor: en un determinado momento, soltó un globo
rojo, que se elevó por los aires, atrayendo a una multitud de posibles jóvenes
clientes.

Luego soltó un globo azul, después uno
amarillo, a continuación un globo blanco… Todos ellos remontaron el vuelo
hacia el cielo hasta que desaparecieron. El niño negro, sin embargo, no dejaba
de mirar un globo negro que el vendedor no soltaba en ningún momento.

Finalmente, le preguntó: «Señor, si soltara
usted el globo negro, ¿subiría tan alto como los demás?»

El vendedor sonrió comprensivamente al niño,
soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba
hacia lo alto, dijo: «No es el color lo que hace subir, hijo. Es lo que hay
dentro»

 

T. de Mello S.J.

La Oración de la rana

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.