Reflexión evangelio S Marcos 1,40-45-Febrero 15 2009


23/02/2009 15:30:57

Compadecerse, conmoverse… En definitiva, tener empatía para con los otros. Jesús la tiene, y no duda incluso en romper las barreras y normas religiosas impuestas si el motivo es ayudar a un hermano.

El leproso del evangelio de hoy se le acerca y le dice: “Si quieres puedes limpiarme”. Así como ocurre esto en el evangelio cada día se acercan a nosotros otras personas que a su forma nos dice lo mismo: “Si quieres puedes ayudarme”.

¿Y qué hacemos nosotros?

Que conste que no hablo sólo de dinero. ¿Qué hacemos cuando nuestros mayores buscan compañía? ¿Qué hacemos cuando un amigo necesita algún tipo de apoyo? ¿Cuándo nuestros padres nos piden ayuda? ¿Cuándo nuestros hijos nos piden ser escuchados? ¿Cuándo nuestros vecinos necesitan que se les tienda una mano?

Este mundo que estamos creando entre todos sufre de esa falta de empatía necesaria para que las cosas cambien. Tenemos que saber ponernos en el lugar del otro, sufrir con ellos para entender lo que pasa a nuestro alrededor. Y no vale decir: ¡Es que yo tengo mis propios problemas!

¿Qué hubiera ocurrido con nosotros si Jesús hubiera pensado lo mismo?

Sofista

que buena noticia

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.