Mateo 25,1-13


 

15/11/2008 22:41:20

No podemos descuidarnos, no debemos hacerlo.

Cuando bajamos la guardia ante las cosas que pasan en el mundo no solemos darnos cuenta pero todo lo que hacemos nos afecta a nosotros y a los que nos rodean.

Hay cosas que dependen de nosotros y no deberíamos delegarlas en nadie.

Cada uno sabe de sus responsabilidades.

Al igual que las muchachas del evangelio de hoy debemos cuidar que nuestras lámparas no estén nunca faltas de aceite. No podemos dejar que la luz se apague. Hay cosas en las que nadie puede sustituirnos; aunque creamos que no… Hay veces que somos indispensables porque nuestras manos, nuestra sonrisa, nuestro esfuerzo, nuestro corazón, nuestra fe… son alientos necesarios para los demás.

Y son alientos fáciles de compartir, de los que Dios estará igualmente orgulloso de nosotros. Así que ya sabéis, ¡No dejéis que repaguen vuestras luces!, que aquel que nos necesite las vea y sepa donde puede dirigirse para recibir la ayuda. No vaya ser que cuando nos demos cuenta se haya cerrado la puerta y no podamos entrar en la gran fiesta de Jesús.

Permaneced despiertos nos dice el evangelio, permaneced alerta y no os dejéis vencer.

¡¡Buena semana!!

Sofista

que buena noticia

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.