Reflexión al evangelio de San Juan 10,1-10


En aquel tiempo, dijo Jesús “Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a sus voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.” Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: “Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.” Palabra del Señor.

buena-noticia

 

El Evangelio de hoy nos trae la imagen del Buen Pastor. Es Jesús  mismo que se presenta de este modo a sus discípulos.
La comparación del buen pastor era ya conocida en el Antiguo Testamento y fue muy querida por los Profetas y el pueblo, ya que resultaba muy propia al ambiente pastoril en que vivían muchos de ellos. El pueblo elegido es llamado el rebaño, y Dios es su pastor.
En este pasaje propone con claridad y amplitud la parábola del Buen Pastor. Y el Buen Pastor es aquel que cuida de sus ovejas, que busca a la extraviada, que cura a la herida y carga sobre sus hombros a la extenuada.  Después de la solemne afirmación de que Él es el Buen Pastor, afirma Jesús que el buen pastor de su vida por las ovejas. Habla aquí el Señor de su Pasión, y muestra que iba a ocurrir para salvación del mundo, y que la sufriría voluntaria y libremente. Jesús dio su vida por los suyos, por amor a los suyos, en obediencia a la misión encomendada por el Padre, para que se forme un solo rebaño.
Los primeros cristianos tuvieron una especial predilección en representar a Jesucristo bajo la figura del pastor que lleva en sus hombros a la oveja, a la que ha ido a buscar lejos del redil. En los restos de las Catacumbas  Romanas se han encontrado decenas de imágenes con estas figuras. Es la imagen más popular y simpática y una de las más antiguas  del primitivo arte cristiano.  
Jesús contrapone la imagen del pastor mercenario que ve venir al lobo y huye, que no tiene interés alguno por sus ovejas, que es incapaz de arriesgar su vida ante el peligro.  Jesús entregó su vida por cada uno de nosotros. Pedro nos lo dice con estas palabras: ¡es un hermano por quién Cristo ha muerto!”. Todos nosotros, cada uno de nosotros, somos alguien para Jesús. Somos importantes para Él. El Buen Pastor, nos lo dice Jesús, conoce a cada una de sus ovejas. Las llama a cada una por su nombre.
El Señor se contrapone él mismo a los pastores asalariados, a los que no les importan las ovejas. No sólo lleva a sus  ovejas a pastos abundantes, sino que les da su propia vida. Así como hay profundas relaciones de amor entre Él y el Padre, las hay también entre Él y sus ovejas. Él cumple la misión salvadora que el Padre le ha confiado, y conforme a su voluntad, da su vida por sus ovejas. Y lo va a hacer libremente.
(Texto con fragmentos de la reflexión de http://www.agustinos-es.org/liturgia/CicloC/pascua4c.htm).
                                                 ¡Tengan buena semana!

Sofista

0014

About these ads

Acerca de El Taller de la Serenidad

Yo misma, siempre en constante evolución
Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Reflexión al evangelio de San Juan 10,1-10

  1. jese indalecio martinez dijo:

    soy pastor de iglesia luterana de nica. i.l.f.e, estoy muy contento con esta filosofía de este texto

    Me gusta

  2. jese indalecio martinez dijo:

    si me gusta porque de eso se alimenta mi alma y tengo la fe que solo en cristo jesus tengo vida en abundancia

    Me gusta

    • Gracias por visitar mi blog, mi alimento diario es la Fe en Jesús y sentirme querida por Dios tal como soy. También tengo la gran suerte de colaborar con mi parroquia que es abierta y acogedora, donde todas las personas que se acercan aunque no sean cristiana, son atendidas. También tiene sus contra como todo en esta vida. Un saludo

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s